ATRAER A LOS EXCLUÍDOS DIGITALES

15 May, 2020

ATRAER A LOS EXCLUÍDOS DIGITALES

Hoy en día no disponer de Internet en la vida de las personas es un factor determinante a la hora de agravar la desigualdad social. Internet ya no es una herramienta “agradable de tener”; es una necesidad social “imprescindible”. Las organizaciones privadas y los gobiernos deben unirse urgentemente para luchar contra la exclusión digital y cerrar la brecha digital.

Esta es una de las principales conclusiones del informe The Great Digital Divide: Why bringing the digitally excluded online should be a global priority (La Gran Brecha Digital: Por qué traer online a los excluidos digitales debería ser una prioridad mundial), elaborado por el Instituto de Investigación de Capgemini.

Asimismo, el informe apunta que la falta de competencias digitales puede acabar con las posibilidades de promoción profesional, y que no hay una única causa universal de por qué las personas están desconectadas: las tarifas de acceso, la complejidad y la “falta de interés” percibido, impiden que las personas estén en línea.

Según Capgemini, la brecha digital no tiene que ver únicamente con el acceso a Internet, sino que se trata también de desigualdad en las oportunidades de mejorar las competencias y de aprender.

La dificultad de buscar trabajo en Internet y la falta de acceso a recursos electrónicos de capacitación, son un claro obstáculo para la movilidad laboral de la población desconectada, obstáculo que se ha visto agravado por efecto de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

El Covid-19 ha impuesto un cambio en la forma en que la gente vive, trabaja y se relaciona; a medida que crece el desempleo y las personas quedan aisladas de sus comunidades, tener un nivel básico de inclusión digital se ha convertido en algo universalmente imprescindible.

Los sectores público y privado deben de trabajar juntos de manera efectiva, para que la brecha digital no continúe creando desigualdades en todo el mundo. Cerrar la brecha requiere una fuerte colaboración y liderazgo de múltiples partes interesadas: organizaciones privadas, gobiernos, ONG, organizaciones sin fines de lucro y académicos.