22 Sep, 2020

9 CONSEJOS PARA SUPERAR CON ÉXITO TU ENTREVISTA POR VIDEOLLAMADA

Durante el confinamiento las entrevistas de trabajo han dado un giro de innovación y nuevos contextos, utilizando diferentes herramientas digitales como el canal para comunicarse con los candidatos. Se ha demostrado que este espacio virtual ha tenido un impacto en la interacción y sobre todo es una forma más ágil y rápida para las empresas.

Al momento de realizar una buena entrevista por videoconferencia, debemos de tener diferentes aspectos controlados y claros, Aquí van algunos consejos para afrontar con éxito una entrevista Online:

1. Crea un espacio adecuado y cómodo

Para empezar, es importante revisar el espacio donde recibirás la entrevista, libre de ruidos y de distracciones, ordenado, cómodo y que tenga fácil acceso a electricidad. Para tu comodidad es recomendable utilizar un auricular con micrófono integrado, facilitará que escuches y te escuchen mejor. Es relevante cuidar tu imagen frente a la cámara por lo que cuidar todos los detalles es muy importante, hay aplicaciones que ofrecen la opción de difuminar el fondo de la cámara. De igual forma se debe elegir una silla cómoda y adecuada para tu buena postura, recuerda que eso definirá como te vean ante la cámara.

2. Una buena iluminación es fundamental

Poca gente le da la importancia necesaria. Recuerda que deben verte bien la cara, ya que el objetivo de la entrevista es que la empresa conozca tu rostro. Ubícate en un lugar donde no se obstruya el paso de la luz. Procura que la cámara tenga buena resolución y busca un lugar en el que la iluminación sea adecuada.

3. Ten el equipo a punto

Comprueba con anterioridad que todo funciona. La conexión a internet y tu cuenta con la plataforma de videollamada (no se diera el caso de que se tuviera que actualizar la aplicación y no lo hubieras hecho). Es importante tener todo controlado de cara a que nada falle durante la entrevista.

4. Tu imagen es importante, vístete para la ocasión

Esto es algo que también cuidarías en una entrevista presencial y hay que tener muy en cuenta cuando se trata de una entrevista por videollamada. Cuida tu imagen y vístete adecuadamente (de cabeza a pies), las prendas de tonos neutros son esenciales para que tus rasgos faciales se destaquen. Esto también aplica a la imagen de perfil que elija la plataforma de videollamada. Recuerda que es tu primer impacto con el entrevistador y debes ser profesional.

5. Practica tu discurso

Es algo que puedes hacer con anterioridad con tu asesor laboral y te puede ayudar a estar más seguro durante la entrevista También, puedes prepárate el CV y tenerlo impreso y digital para el momento de la entrevista, así, si te preguntan algo lo podrás tener a mano y estar preparado.

6. Evita las interrupciones

Avisa a los de tu alrededor de cuándo y dónde harás la entrevista para evitar al máximo las interrupciones y el ruido. Una interrupción puede desconcentrarte y jugarte una mala pasada delante del entrevistador.

7. Debes ser natural

Mantener un lenguaje corporal correcto: espalda recta, buena actitud y mirada directa a la cámara. La posición de tu cuerpo debe ser natural, cuanto más tranquilo estés mejor saldrá todo.

8. Tu seguridad, tú mejor aliada

Estar seguro de uno mismo es lo que te ayudará a superar la entrevista.

9. Un buen cierre

Una parte muy importante de la entrevista es la despedida. Evita decir adiós con la mano, es algo muy común, pero hay que evitarlo. No hables ni digas nada relacionado con la entrevista hasta asegurarte de que has colgado correctamente. Es esencial agradecerle a tu entrevistador el tiempo que te ha dedicado.

 Toma nota de algunos consejos Adicionales para tener en cuenta:

  • No fumar durante la entrevista
  • No comer durante la entrevista
  • Mostrar interés por lo que te explica el entrevistador
  • Verificar tu usuario y datos para la entrevista
  • Lo más importante: Mostrarse motivado y con actitud receptiva.
23 Dic, 2019

DIEZ CONSEJOS PARA SUPERAR CON ÉXITO UNA ENTREVISTA DE SELECCIÓN

  1. Preparación previa a la entrevista. Busca toda la información posible acerca de la empresa, a qué se dedica, cuál es su misión, qué objetivos tiene y también investiga acerca del entrevistador, cargo, nombre completo, etc. En este punto también es conveniente obtener información sobre el puesto al que optas (funciones a desempeñar, quién sería tu jefe, tus compañeros, etc.). Ir bien informado de la empresa será bueno para ti porque irás con mayor tranquilidad pero además de cara a la empresa demuestra interés y motivación. También deberás “estudiarte a ti mismo”, antes de una entrevista de trabajo debes conocer tus capacidades y tus puntos débiles. Para ello, tienes que conocer tu currículum de arriba abajo. Además, también es muy saludable que hagas un ensayo de entrevista contigo mismo o con alguien para que te vaya haciendo preguntas.
  2. Nunca llegues tarde. Se debe llegar mínimo 5-10 minutos antes de la hora prevista. Llegar tarde está muy mal visto y sería empezar con mal pie.
  3. Prepárate las respuestas a las preguntas clave de las entrevistas. ¿Tienes las competencias necesarias para este puesto? ¿Tienes la actitud y la motivación necesarias para hacerlo bien? ¿Encajarás en el puesto?

  4. Cuida tu imagen y tu manera de vestir. La primera impresión es muy importante.
  5. Durante la entrevista utiliza un tono formal, pero cercano. No tutees al entrevistador a no ser que él te lo diga, mantén una actitud amable y sonreír. Intenta relajarte antes de la entrevista e ir con un estado de ánimo positivo.
  6. Escucha activa. Aunque durante la entrevista estés bajo mucha presión, es necesario que estés escuchando muy atentamente y prestando atención a todos los detalles para que puedas ir respondiendo acorde con lo que el entrevistador te pregunte.
  7. Presta atención a la comunicación no verbal (los gestos, la forma de sentarte, la manera de dar la mano). Un apretón de manos firme y sonreír al entrar en la sala de entrevista genera una buena impresión. Mantén una actitud corporal abierta y receptiva, manteniendo el contacto visual con el/los entrevistador/es, sentándote erguido e inclinándote hacia el entrevistador en señal de interés y entusiasmo. Vigila con cruzar los brazos, dar golpecitos con el pie en el suelo o jugar con las manos o con el bolígrafo.
  8. Muéstrate seguro de ti mismo. Cree en ti y confía en tus capacidades, demuestra que eres experto en tu materia y que siempre piensas en alcanzar tus metas. Sólo teniendo confianza en ti mismo se lo podrás transmitir a tu entrevistador. Habla de forma segura, evitando muletillas y titubeos.
  9. Prepárate para resolver preguntas por competencias, decisivas y complicadas. ¿Por qué te despidieron de tu último trabajo? ¿No crees que con tu experiencia estás sobre cualificado para este puesto? ¿Puedes explicar este vacío en tu currículum? ¿Por qué quieres dejar tu actual puesto de trabajo? ¿Cuáles son tus puntos débiles? Sinceridad, humildad y honestidad. En una entrevista es mejor que seas totalmente sincero y honesto con tu experiencia y tus capacidades porque las mentiras son fácilmente detectables por el entrevistador.
  10. No tengas miedo a preguntar y cierra la entrevista con una “nota» positiva. Al final de la entrevista, te dirán si quieres hacer alguna pregunta. La respuesta debe ser siempre ‘sí’, un ejemplo de pregunta que podrías hacer, sería ¿Cuáles son los siguientes pasos del proceso de selección? Asimismo, el final de la entrevista es tu última oportunidad de venderte. Si puedes, menciona brevemente logros o habilidades relevantes que no hayan salido a relucir, agradece al entrevistador su tiempo y haz hincapié en tu interés en el trabajo.
18 Dic, 2019

DIEZ CONSEJOS PARA SUPERAR CON ÉXITO UNA ENTREVISTA DE SELECCIÓN

  1. Preparación previa a la entrevista. Busca toda la información posible acerca de la empresa, a qué se dedica, cuál es su misión, qué objetivos tiene y también investiga acerca del entrevistador, cargo, nombre completo, etc. En este punto también es conveniente obtener información sobre el puesto al que optas (funciones a desempeñar, quién sería tu jefe, tus compañeros, etc.). Ir bien informado de la empresa será bueno para ti porque irás con mayor tranquilidad pero además de cara a la empresa demuestra interés y motivación. También deberás “estudiarte a ti mismo”, antes de una entrevista de trabajo debes conocer tus capacidades y tus puntos débiles. Para ello, tienes que conocer tu currículum de arriba abajo. Además, también es muy saludable que hagas un ensayo de entrevista contigo mismo o con alguien para que te vaya haciendo preguntas.
  2. Nunca llegues tarde. Se debe llegar mínimo 5-10 minutos antes de la hora prevista. Llegar tarde está muy mal visto y sería empezar con mal pie.
  3. Prepárate las respuestas a las preguntas clave de las entrevistas. ¿Tienes las competencias necesarias para este puesto? ¿Tienes la actitud y la motivación necesarias para hacerlo bien? ¿Encajarás en el puesto?
  4. Cuida tu imagen y tu manera de vestir. La primera impresión es muy importante.
  5. Durante la entrevista utiliza un tono formal, pero cercano. No tutees al entrevistador a no ser que él te lo diga, mantén una actitud amable y sonreír. Intenta relajarte antes de la entrevista e ir con un estado de ánimo positivo.
  6. Escucha activa. Aunque durante la entrevista estés bajo mucha presión, es necesario que estés escuchando muy atentamente y prestando atención a todos los detalles para que puedas ir respondiendo acorde con lo que el entrevistador te pregunte.
  7. Presta atención a la comunicación no verbal (los gestos, la forma de sentarte, la manera de dar la mano). Un apretón de manos firme y sonreír al entrar en la sala de entrevista genera una buena impresión. Mantén una actitud corporal abierta y receptiva, manteniendo el contacto visual con el/los entrevistador/es, sentándote erguido e inclinándote hacia el entrevistador en señal de interés y entusiasmo. Vigila con cruzar los brazos, dar golpecitos con el pie en el suelo o jugar con las manos o con el bolígrafo.
  8. Muéstrate seguro de ti mismo. Cree en ti y confía en tus capacidades, demuestra que eres experto en tu materia y que siempre piensas en alcanzar tus metas. Sólo teniendo confianza en ti mismo se lo podrás transmitir a tu entrevistador. Habla de forma segura, evitando muletillas y titubeos.
  9. Prepárate para resolver preguntas por competencias, decisivas y complicadas. ¿Por qué te despidieron de tu último trabajo? ¿No crees que con tu experiencia estás sobre cualificado para este puesto? ¿Puedes explicar este vacío en tu currículum? ¿Por qué quieres dejar tu actual puesto de trabajo? ¿Cuáles son tus puntos débiles? Sinceridad, humildad y honestidad. En una entrevista es mejor que seas totalmente sincero y honesto con tu experiencia y tus capacidades porque las mentiras son fácilmente detectables por el entrevistador.
  10. No tengas miedo a preguntar y cierra la entrevista con una “nota» positiva. Al final de la entrevista, te dirán si quieres hacer alguna pregunta. La respuesta debe ser siempre ‘sí’, un ejemplo de pregunta que podrías hacer, sería ¿Cuáles son los siguientes pasos del proceso de selección? Asimismo, el final de la entrevista es tu última oportunidad de venderte. Si puedes, menciona brevemente logros o habilidades relevantes que no hayan salido a relucir, agradece al entrevistador su tiempo y haz hincapié en tu interés en el trabajo.
4 Jun, 2019

Tú eres tu mejor aliado

  1. Mírate al espejo y recuerda que tú, ¡Sí TÚ! Eres el mejor profesional del mundo y sal a la calle cada día en busca de una oportunidad.

 

  1. Mantén tu actitud positiva, no vas a pedir empleo, vas a ofrecer servicio a las empresas.

 

  1. Sonríe, porque tu sonrisa amable y vital demuestra quién eres en realidad y te abrirá las puertas a posibles entrevistas.

 

  1. Busca en tu interior, haz una lista de todo lo que se te da bien. Tu trabajo es excelente y las empresas necesitan profesionales como tú.

 

  1. Un paso tras otro. Organiza tus ideas y gestiona tu tiempo, programa tus acciones hasta llegar a tu objetivo. Reflexiona y evalúa cada día qué has hecho, cómo puedes mejorar y cuáles acciones puedes realizar mañana para acercarte a tu meta.

 

  1. ¡Tú lo vales! muestra al mundo la mejor versión de ti y sal a la calle con la seguridad de quien tiene mucho que ofrecer.

 

  1. Todo el mundo es un contacto, aprovéchalo, amigos, familiares, vecinos y conocidos pueden ser el mejor aliado para llegar hasta una oferta de empleo.

 

  1. No sin tu currículum, sal a la calle siempre con él, nunca sabes cuándo puede aparecer una oportunidad para presentar tu candidatura y tienes que aprovecharla.

 

  1. No abandones, aunque tengas la tentación de hacerlo, tu tenacidad se verá recompensada. No es fácil, pero es importante que transmitas por todos los poros de tu piel, el deseo y la ilusión de empezar a trabajar, demuestra que no les fallarás.

 

  1. Y no tengas prisa… sabemos que es difícil ser paciente, tu tenacidad tendrá recompensa. No pierdas la esperanza y recuerda que siempre nos tienes a tu lado en este camino.
4 Abr, 2019

DIEZ CONSEJOS PARA ENCONTRAR EMPLEO POR INTERNET

1.- Investigar

Es aconsejable realizar un trabajo de investigación, ya que, a pesar de que existen cada vez más portales para buscar empleo, no es necesario apuntarse a todos. Se recomienda seleccionar aquellos que publiquen ofertas de trabajo que coincidan con cada perfil profesional. Existen páginas de empleo de carácter público y privado, genéricas y por sector de actividad.

 

2.- Seleccionar

Buscar trabajo por internet es mucho más rápido y efectivo que hacerlo en persona. A través de los distintos portales de empleo existentes en la red, se puede llegar a muchas más empresas y ofertas de empleo en muy poco tiempo. No obstante, es fundamental elegir bien dónde enviar la candidatura y seleccionar bien la empresa y el puesto al que se va a optar, con el objetivo de adaptar el currículum al mismo. De esta forma, una parte del perfil y las competencias coincidirán con los requisitos del puesto de trabajo.

 

3.- Utilizar el móvil

Cada vez son más los portales de empleo que cuentan con aplicaciones específicas (apps) para la búsqueda de empleo desde el móvil. La personalización de los perfiles con geolocalización en los smartphones permite filtrar mejor las ofertas de empleo que se reciben a través de los sistemas de alerta o suscripción.

 

4.- Usar los metabuscadores

Los metabuscadores de ofertas de empleo actúan en respuesta a la búsqueda como rastreadores entre todas las webs especializadas en busca de ofertas u oportunidades de trabajo. Ahorran tiempo y evitan la pérdida de ofertas relevantes.

 

5.- Utilizar las redes sociales

Las redes sociales también son útiles para buscar empleo, hacer nuevos contactos o participar en grupos en los que aparecen ofertas de empleo. No mezcles tu actividad personal con la profesional.

 

6.- Actualizar el perfil

Las empresas valoran que los candidatos sean activos en las redes sociales, por lo que resulta recomendable abrir perfiles y publicar contenido relevante y profesional. Crear un perfil profesional en las redes sociales profesionales, permite mostrar bien lo que se puede ofrecer.

 

7.- Ser constante

La constancia y el seguimiento son conceptos clave en la búsqueda de empleo, pero aún más si hablamos de hacerlo a través de internet. Las empresas utilizan habitualmente estos canales por su rapidez, por esto es muy importante que el candidato revise diariamente los portales de empleo seleccionados para estar al día y no perder ninguna oportunidad.

 

8.- Utilizar el videocurrículum

Otra de las opciones eficaces al utilizar internet para buscar empleo es la de grabar un videocurrículum y colgarlo en la red para que las empresas no sólo puedan ver el currículum, sino también sentir el deseo, las ganas y el entusiasmo del candidato por conseguir el puesto de trabajo al que se postula.

 

9.- Tener cuidado

La facilidad para acceder a internet y el poco control existente hace que en algunos portales de empleo se publiquen ofertas de empleo falsas. Es conveniente descartar aquellas ofertas con un salario muy superior a lo normal, en las que la fuente de la oferta no sea fiable o conocida, en las que se solicitan datos personales, se pida dinero o bien haya aspectos que no parecen normales.

 

10.- Poner en valor la imagen digital

La mayoría de las empresas consulta las redes sociales antes de tomar la decisión con respecto a la contratación de un candidato. Tener actualizado el perfil y cuidar la imagen de marca personal son clave, así como evitar fotos y contenidos inapropiados.

29 Sep, 2018

DECÁLOGO PARA LA COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA EN MATERIA DE EMPLEO

Desde la experiencia de Ingeus de casi 30 años de trabajo en más de 150 lugares en todo el mundo, apoyando a los gobiernos a aumentar las tasas de empleo y combatir la exclusión social, apuntamos a continuación algunas reflexiones e ideas que pueden ser tenidas en cuenta en España, a la hora de impulsar la colaboración público-privada en la inserción laboral.

CONSIDERACIONES PREVIAS

El marco de referencia:

Los informes y recomendaciones derivados de la evaluación del desempeño de los Servicios Públicos de Empleo Españoles (SPEs) en el marco del programa EVADES y de la Red Europea PES-Network, siguen insistiendo en la necesidad de la cooperación público-privada en materia de empleo en España.

Cooperación pública y privada. Dan Finn, Profesor Emérito de Inclusión Social de la Universidad de Portsmouth y uno de los mayores expertos a nivel internacional en el ámbito de la Colaboración Público-Privada en el ámbito del Empleo, nos comenta que es cuando el empleo empieza a recuperarse, el momento en el que los Servicios Públicos de Empleo deben de iniciar la colaboración con entidades privadas, para que los desempleados más alejados del mercado de trabajo se beneficien de la recuperación de empleo.

La Estrategia Española de Activación para el Empleo 2017-2020 (EEA) representa una nueva oportunidad para impulsar la cooperación entre los Servicios Públicos de Empleo (SPE) y los proveedores privados de servicios para el empleo, al establecer la colaboración con otros agentes, tanto públicos como privados entre otros, como uno de sus principios de actuación.

La experiencia del Acuerdo Marco para la contratación de los Servicios Públicos de Empleo del Estado y de las CCAA (en adelante, SPE) con las agencias de colocación, de reciente expiración, permite extraer un conjunto de conclusiones a tener en cuenta para el futuro marco de Colaboración Público-Privada (CPP) en el ámbito de la inserción laboral: plazos, colectivos destinatarios, tarifas y su estructura, entidades colaboradoras…

 

2º La experiencia internacional nos demuestra que cada vez más, los servicios de empleo necesitan personalizar sus modelos de servicios para afrontar el doble reto que supone reducir el desempleo y ofrecer apoyo a los desempleados más alejados del mercado de trabajo: parados de larga duración, Jóvenes sin cualificación, trabajadores de edad avanzada y personas con problemas de salud y discapacidades.

Aprender de la experiencia internacional. Dan Finn nos explica que ahora que el empleo empieza a recuperarse, es momento de pararse a reflexionar qué podemos aprender de experiencias pasadas, que no funcionaron y de otros países de nuestro entorno. El ejemplo de Irlanda es extrapolable a nuestro país, lo que hizo el gobierno irlandés para abordar el reto de reducir el desempleo de los parados de larga duración, fue aprender de la experiencia internacional y tener un diálogo con operadores con experiencia internacional, para poner en marcha un modelo de colaboración Público-Privada en el mercado de empleo.

 

3º La desigualdad en la recuperación del empleo

La recuperación económica está suponiendo una clara recuperación del empleo y unas mejores expectativas sobre el mercado de trabajo. Es indudable que la tasa de desempleo en España se ha reducido notablemente (el 30%) desde el segundo trimestre de 2015 al segundo trimestre de 2018 (según datos EPA), pasando de los casi 5,5 millones de desempleados a 3,8 millones, pero la mejora del empleo no ha llegado de forma homogénea a todos los colectivos, en especial a los mayores de 45 años; colectivo que representa el 38% de los desempleados en España y en el que la tasa de desempleo únicamente se ha reducido el 21%.

Los desempleados de menos cualificación son más de dos millones de personas y representan el mayor porcentaje de los desempleados, el 54%.

Cuando el empleo empieza a mejorar. Dan Finn destaca que ahora, cuando la recuperación económica está favoreciendo la creación de empleo, es el momento de lanzar iniciativas de Colaboración Público-Privadas dirigidas a los colectivos más alejados del mercado de trabajo; colectivos que sin actuaciones específicas diseñadas ad hoc, quedarán al margen de esta recuperación.

 

4º El perfilado de los demandantes de empleo.

El inicio por parte del Servicio Público de Empleo Estatal (Sepe) de los trabajos necesarios para adoptar un modelo de “perfilado” de los usuarios que permitirá la adopción de medidas de activación en función de la menor o mayor distancia al empleo por parte de los desempleados.

 

5º El promover la innovación de las entidades colaboradoras.

La experiencia internacional de más de tres décadas de Colaboración Público-Privada en reducir las tasas de desempleo y combatir la exclusión social en distintos países del mundo, demuestra que la Colaboración Público-Privada no es una simple externalización de servicios condicionada a la aplicación de las mismas metodologías existentes.  Si lo que se pretende es una mera cesión de medios privados a menor coste para paliar las carencias de medios públicos, el modelo estaría condenado al fracaso.

Es imprescindible que los SPE promuevan la capacidad de los proveedores privados para la innovación, la mejora e integración de los procesos de activación y la proximidad a los propios usuarios y a los empleadores; del mismo modo que el sector privado debe respetar las prioridades estratégicas públicas y sus requerimientos operativos, especialmente la trazabilidad y la acreditación de las acciones y de sus resultados.

Centrados en el propósito del servicio. Dan Finn destaca que el mejor enfoque es compaginar los estándares mínimos del servicio, con la flexibilidad y libertad de las entidades colaboradoras para adaptar sus metodologías a las necesidades de cada persona.

 

6º El fortalecer los Servicios de Empleo.

Los procesos de Cooperación Público-Privada en materia de Empleo no deben suponer en ningún caso, un debilitamiento de los Servicios Públicos de Empleo, al contrario; sólo con unos Servicios de Empleo bien dimensionados, con los recursos tanto humanos como materiales suficientes, dicha cooperación será eficiente.

¿Qué pasa con nuestros Servicios Públicos de Empleo?. Antón Costas y Valeriano Gómez comentan que en el actual momento de recuperación del empleo en España, es cuando más se debe invertir en potenciar y modernizar los Servicios Públicos de Empleo, servicios dotados económicamente muy por debajo de la media de los países de nuestro entorno.

 

CRITERIOS A TENER EN CUENTA

 En este contexto, y con idea de iniciar en España el desarrollo de iniciativas y proyectos de colaboración entre los SPEs y los proveedores privados de Servicios de Empleo, apuntamos una serie de criterios a tener en cuenta para el éxito de esta colaboración. 

Uno de los aspectos fundamentales para conseguir un alto nivel de resultados en el ámbito de la Cooperación Público-Privada en materia de Empleo, reside en acertar con los mecanismos legales y en la correcta elección de los sistemas de selección de las entidades con las que colaborar.

Lo fundamental de las licitaciones. Dan Finn comenta que es clave tener una fase previa a las licitaciones en la que dialogar con los proveedores, conocer su experiencia y opinión; para posteriormente en la licitación, establecer un sistema de valoración de las ofertas de los distintos proveedores, que prime su calidad y no el precio más bajo.


Analizamos a continuación, algunos de los aspectos a tener en cuenta en las licitaciones de empleo:

Marco jurídico de referencia.

La experiencia internacional nos demuestra que las licitaciones en régimen de concurrencia competitiva, acostumbran a presentar por lo general, mejores resultados que los sistemas basados en subvenciones.

 

2º Perfil de los usuarios-demandantes de empleo.

Desde nuestro punto de vista, la Cooperación Público-Privada en materia de Empleo debería centrarse en los colectivos más alejados del mercado de trabajo, aquéllos que necesitan de un apoyo profesional, intensivo y flexible, sin el cual no serán capaces por sí mismos de poder acceder a un empleo digno; más que en aquéllos colectivos capaces por sí mismos de acceder al mercado de trabajo.

 

3º Criterios de adjudicación.

Puesto que los servicios de búsqueda de empleo se clasifican como servicios sociales y promueven el empleo de personas con dificultades de inserción en el mercado laboral, la ley establece que el precio no puede ser el único factor determinante para proceder a la adjudicación.

En este sentido, la nueva Ley de Contratos del Sector Público impone la utilización de una pluralidad de criterios de adjudicación en base a la mejor relación calidad-precio, que se evaluarán conforme a criterios económicos y cualitativos. Entre los criterios cualitativos, cabría incluir las características del servicio tales como metodologías, procesos, herramientas, materiales y ratios de inserción en el colectivo destinatario, y las mejoras. La implantación en el territorio o el número de oficinas no pueden ser tenidos en cuenta salvo justificación en el expediente.

El objetivo de inserción laboral debería ser un elemento relevante, aunque adaptado a las características de cada colectivo.

Adjudicación de contratos. Dan Finn comenta que uno de los mayores riesgos en la adjudicación de contratos de servicios de empleo, y donde muchos fallan, es poner el énfasis en el precio, lo que se traduce en baja calidad, quejas y abandono por parte de los usuarios. La combinación entre calidad y oferta económica debe ser la clave en los criterios de adjudicación.

 

4º Tipología de entidades colaboradoras.

Con el objetivo de conseguir resultados exitosos con los proyectos dirigidos a los colectivos más alejados del mercado de trabajo, al requerir éstos de procesos de acompañamiento largos y un enfoque multidisciplinar integral que aborde también problemas pre-laborales de los destinatarios, incluso en el entorno familiar, es aconsejable iniciar la colaboración público-privada con entidades colaboradoras solventes, que:

  • estén especializadas en el desarrollo de proyectos de empleo a gran escala con estos colectivos;
  • puedan acreditar experiencia suficiente;
  • tengan resultados contrastables en este campo;
  • dispongan de solvencia suficiente;
  • cuenten con metodologías propias innovadoras contrastadas;
  • tengan capacidad logística y de gestión;
  • dispongan de procesos y sistemas de información robustos.

A estos efectos, en los pliegos deberían preverse criterios de selección y adjudicación que respondan a los anteriores parámetros.

Ventajas que aporta el sector privado. Dan Finn destaca que el potencial de sus equipos y su experiencia nacional e internacional en colectivos concretos son algunas de las ventajas que ofrecen los operadores privados de servicios de empleo.

 

5º Ámbito de actuación.

Consideramos que en las primeras fases de la Cooperación Público-Privada en materia de empleo, con idea de poder obtener resultados exitosos, evaluables y extrapolables a otros ámbitos, los primeros proyectos deberían desarrollarse en áreas urbanas, especialmente en ciudades o áreas urbanas de más de 50.000 habitantes.

 

6º Dimensión de los proyectos.

Con objeto de poder poner en marcha los equipos multidisciplinares necesarios, y contar con los sistemas de información y gestión robustos y solventes que garanticen el éxito de los proyectos, éstos deberían conformarse en lotes de una dimensión mínima por lote en torno a las 300 personas.

 

7.- Plazo de ejecución.

Al tratarse de proyectos dirigidos a colectivos alejados del mercado de trabajo, en los que los primeros resultados se producirán transcurridos unos 18 meses desde su inicio, lo ideal es que el plazo de ejecución de los proyectos sea de dos años.

¿Cuánto tiempo debería durar un contrato?. Dan Finn comenta que los contratos deberían de durar como mínimo dos o tres años para empezar a tener la eficiencia en la curva de implementación. Está demostrado que cuanto mayor es la duración de los contratos, mayor es un eficacia y eficiencia.

 

8º Nivel de servicio.

Los proyectos deberían establecer unos estándares de calidad homogéneos para todas las entidades colaboradoras, así como unos servicios mínimos a prestar a todos los usuarios. No obstante, la experiencia demuestra que es imprescindible permitir en la fase de ejecución del contrato un alto nivel de flexibilidad, siempre que se respete el principio de acompañamiento individualizado, personalizado y holístico que establece la EEA.

Estándares homogéneos y flexibilidad que servirán para poder medir la calidad y eficacia de las distintas entidades y poder extraer conclusiones de cara a futuras licitaciones.

Calidad del servicio. Dan Finn destaca que la clave es cómo medir la calidad del servicio y su efectividad: el diseño y puesta en marcha del plan de acción, la frecuencia de los contactos con los usuarios y las incorporaciones al mercado de trabajo, son los principales hitos a valorar.

 

9º Objetivos de inserción.

En función de las características del colectivo de usuarios de cada proyecto, se deberían de establecer objetivos de inserción tanto en relación a primeras inserciones, como a otros periodos de contratación.

 

10º Honorarios.

La experiencia internacional demuestra que un buen modelo de honorarios, debe de distribuir estos en un porcentaje de remuneración fija por atención a los usuarios y un porcentaje variable en función de resultados por inserción laboral.

Inserción laboral que en el caso de colectivos muy alejados del mercado de trabajo debería ser remunerada en las primeras contrataciones (tanto a jornada continua, como a tiempo parcial), con el objetivo de primar la incorporación o reincorporaciones laborales, e incentivada en función de las duraciones de los contratos.

Es deseable que en las fases iniciales de la Cooperación Púbico-Privada en materia de Empleo, el porcentaje de pagos iniciales por atención sea mayor, y que disminuyan a medida que el mercado madure y se profundice en el conocimiento del mismo. Con esto se trataría de evitar riesgos como el del llamado “descreme” o no atención a los usuarios menos empleables, de manera que las entidades colaboradoras se centren únicamente en los usuarios más “fáciles”.

25 Jul, 2018

DIEZ CONSEJOS PARA IMPULSAR EL EMPLEO EN LOS COLECTIVOS MÁS VULNERABLES

La situación del mercado laboral y la dificultad para acceder a un puesto de trabajo impacta con mayor fuerza en los colectivos vulnerables. El concepto de vulnerabilidad, tal y como lo conocemos hoy en día, se extiende a sectores de la población no vinculados tradicionalmente a éstos, como son los parados de larga duración, los discapacitados, los inmigrantes, los jóvenes en riesgo de exclusión social o las personas mayores de 45 años.

Ingeus, empresa especializada en la gestión de programas de empleo para personas en riesgo de exclusión social, ha elaborado un decálogo con recomendaciones y consejos para impulsar la inserción laboral de los más vulnerables.

  1. Tener actitud positiva

Este es el punto de partida para iniciar la búsqueda de empleo. Mantener una actitud positiva es fundamental durante el periodo de búsqueda de empleo. 

  1. Tener conocimientos sobre el mercado laboral

Es importante conocer el mercado de trabajo y ser capaz de detectar oportunidades laborales.

  1. Conocer las habilidades individuales

El autoconocimiento es imprescindible para detectar virtudes, fortalezas y aspectos de posible mejora, que demuestren la valía del candidato. Es importante saber el valor que se puede aportar a la empresa.

  1. Elaborar un currículum adecuado a cada oferta

Diseñar el currículum para seducir al empleador es un aspecto para lograr la entrevista. El candidato debe saber llamar su atención y despertar la curiosidad. Un mismo CV no vale para todas las ofertas de empleo. Ingeus recomienda adaptar el CV a cada proceso de selección, que no sea demasiado extenso y que esté debidamente actualizado. Además, el candidato solo debe optar a aquellas ofertas en las que cumpla con los requisitos.

  1. Conocer los distintos canales de búsqueda de empleo

En un entorno cambiante, súper conectado y muy digitalizado, los candidatos deben estar bien informados para saber dónde y cuándo hay ofertas de empleo que puedan resultar interesantes. Deben conocer los distintos canales de búsqueda de empleo, y elegir el que más convenga en cada momento: aplicaciones, portales de empleo, redes sociales, auto candidaturas presenciales y contactos, entre otros.

  1. Gestionar el tiempo y fijar un objetivo

Planificarse, gestionar el tiempo y fijar un objetivo realista, hará al candidato más eficaz. Es necesario marcar objetivos alcanzables y programar los pasos para llegar a la meta.

  1. Preparar las entrevistas de trabajo

Afrontar una entrevista de trabajo con seguridad, conocer al entrevistador, saber expresarse y transmitir el mensaje sobre lo que se puede aportar a la empresa de manera clara y concisa, así como una buena comunicación no verbal, son factores fundamentales para superar una entrevista laboral con éxito.

  1. Cuidar la imagen personal y digital

Es necesario cuidar la imagen y mostrar un perfil profesional. El trabajo puede surgir en cualquier momento. Cuanta más gente conozca que una persona está buscando empleo, mayores serán las posibilidades de que piensen en ella cuando haya una vacante.

  1. Buscar asesoramiento

Es muy importante contar con una figura de referencia, un asesor para la búsqueda de empleo que acompañará al candidato a lo largo del proceso de búsqueda de empleo.  En el momento en el que los candidatos entran en Ingeus ya no están solos, el equipo de profesionales trabaja por un mismo objetivo: lograr que encuentre un empleo.

  1. Mantener la motivación

En una entrevista de trabajo, el candidato comunica más aspectos de los que es consciente. La seguridad, la actitud positiva y el optimismo son algunos de ellos. Encontrar trabajo es un trabajo en sí mismo, y es necesaria paciencia, tiempo, convicción y una buena dosis de autoconfianza.